sábado, marzo 26, 2005

exceso de confianza

Ayer (o tal vez sería mejor decir hoy) me dormí hasta las 4 de la madrugada arreglando mi página; de hecho me hubiera quedado más tiempo enfrente de la computadora si no fuera porque mi madre me encontró despierta y me mandó a la cama.

Así pues, me levanté hasta las 12 de la tarde, me bañé (y de paso tmb bañé a Dasha porque regresó muy mugrosa y posiblemente pulguienta de Jojutla) y fui por el agua. Minutos después de haber regresado comí con mi papá y según yo ya estaba súper dispuesta a trabajar (sí como no...). El caso es que como ya pasó la etapa desesperante de la actualización de mi página (es decir, subir toda la bola de archivos que tengo cuando mi queridísimo servidor/FTP/conexión - no sé cuál de ellos sea el verdadero culpable - se traba a cada rato), pues me puse a afinar detalles, porque me muero de ganas por finalmente dar a conocer mi dominio. Desafortunadamente, para ello tendría que acabar alguno de mis escritos (eso me prometí a mí misma), lo cual con gusto haría si mi estimado grillo interno no diera tanta lata (sí, a pesar de todo, sigue vivo). En fin, después de un rato decidí que no, que tenía que hacer tarea.

Así, me dispuse a leer Ideas y finalmente pude terminar con Freud. Después empecé a leer un poco de Desarrollo para aclarar mis dudas, y claro, en el momento en que pensé ver la luz pues me senté en frente de la computadora para poner manos a la obra. Para saber bien a bien qué es lo que tenemos que entregar pues abrí la página de las especificaciones y casi me da un infarto. Con el pánico aún en la garganta decidí aplicar medidas de emergencia: le escribí un mail a Weitzenfeld pidiéndole de favor que aplazara la fecha de entrega para el lunes 4 de abril.

Y ahora me encuentro indecisa sobre qué es lo que voy a hacer. Debería trabajar en el proyecto bajo el supuesto de que hay que entregarlo el miércoles, pero no puedo evitar sentir un exceso de confianza. ¿Me pondré a escribir mi historia ahorita?

El genio comienza las grandes obras, pero sólo el trabajo las acaba - Joseph Joubert

3 comentarios:

Serge dijo...

¡Escribe! Recuerda: es Weitzenfeld :p. Por lo del tiempo y el trabajo a todos nos pasa y ciertamente es algo desesperante saber lo que hay que hacer y dejarlo para después, sobre todo en vacaciones. Yo ya me resigné a seguir la filosofía de Pijama Perpetua de Julieta, he descansado y no he hecho naaaadaa :)...
Haz lo que te gusta hacer, por lo menos en estos escasos 9 días que tienes para eso...
Arbeit fehlt nie, Freizeit ist wenig. Die Freizeit sollst Du genießen, nicht bearbeiten ;)

gabo atrish dijo...

Thali, sabes bien que lo que está pasando tiene una razón de ser y momento para ser. Como bien dijo Kaji cuando da consejo a Shinji: "Think about what you have to do know. Think about no longer having any regrets." Quizá no te ayude mucho pero si lo piensas un poco descubrirás una tremenda verdad debajo de esas palabras. Keep going. Tsuki desu.

Chris dijo...

Athalo, me muero por conocer tu dominio eh, que escondidito te lo tenìas eh. Y lo siento mucho, ya me picaste y te amuelas: Claro, me tengo que enterar por otros medios que tienes un blog, y como soy tu mejor amigo, pues claro que sabìa no? Ademàs ahorita que estoy leyendo todo lo que haz escrito, me dio cuenta que no me tienes la suficiente confianza como para contarme cosas. No me agrada la idea de que no me cuentes nada eh, QUEEEEE MALA ONDAAAAAA (medalla). Por què no me quieres?